opp

Organización  Política  Proletaria OPP

29 abr. 2013

LA TOMA DE RECTORÍA ¿QUÉ HAY DETRÁS DEL HECHO?


La marcha estudiantil a Ciudad Universitaria realizada el 24/04/2013  derivó en la toma de la torre de Rectoría por un grupo de jóvenes encapuchados. La condena a ese hecho fue unánime; de inmediato emergieron voces “autorizadas” repudiando la toma y exigiendo liberar la torre, ya por decisión de los encapuchados o a través de un operativo policial al interior del campus universitario.

Los medios de comunicación han tendido un cerco informativo en torno a este conflicto, cuya finalidad es justificar ante la opinión pública un eventual desenlace violento. Por su parte, la Rectoría reaviva su vetusta estrategia de infiltrar entre la comunidad estudiantil a “porros” y golpeadores profesionales para desalojar la torre, aparentando que esta fue producto de la violenta confrontación entre alumnos que si “desean estudiar” y quienes se empeñan en “perjudicar” la vida académica de la UNAM. En palabras llanas, se prepara una escalada represiva de grandes dimensiones contra toda disidencia estudiantil.

Sin embargo, las muestras de simpatía y apoyo hacia la toma se incrementan. Estudiantes de diversas facultades se han integrado a las guardias nocturnas, En días recientes, unos jóvenes encapuchados durante ocho horas cerraron la rectoría de la UAM-I, en solidaridad con la toma de Rectoría; y el apoyo sigue creciendo, Al respecto, lamentables resultan los juicios de la clase política, y la propia CNDH, quienes desde ahora ya validan el uso de la violencia gubernamental.

Tras de esta aparente irracionalidad juvenil y la grotesca entereza oficial, se esconde un hecho insoslayable: Los jóvenes encapuchados que tienen tomada la torre de Rectoría en C. U., compartamos o no  sus métodos, actúan en defensa de una educación crítica, científica, popular, laica y gratuita, hoy amenazada por las pretensiones de Peña Nieto y Narro Robles de ceder, en “bandeja de plata”, la educación a los afanes privatizadores del BM, FMI y OCDE, entre otros, tornándola un lujo inalcanzable para los hijos de los obreros, campesinos pobres, indígenas y demás sectores sociales espoliados por el gran capital.

Tolerar el desalojo violento de la torre de Rectoría es abrirle de par en par las puertas al autoritarismo. No podemos aceptar que en aras de oscuros intereses se agreda a quien exige educación en beneficio del pueblo. ¡No al desalojo violento de la torre de Rectoría en Ciudad Universitaria, si a la razón y al diálogo! ¡Solución pacífica ya!


Boletín  del  Pueblo  es  una  publicación  mensual  de  la  OPP
Número  17 / Abril / 2013
Correo Electrónico: boletin_del_pueblo@yahoo.com.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario