opp

Organización  Política  Proletaria OPP

29 abr. 2013

La historia del frágil “Pacto de los Cuates”


El Pacto por México, esa iniciativa que ha querido recetársele a los mexicanos como el gran acuerdo nacional que sacará al país de sus gravísimos problemas, se originó en una serie de contactos políticos entre cuates. El método: reuniones subrepticias, con el aval de Enrique Peña Nieto. Fuentes consultadas por Proceso permiten reconstruir la trama y contenido de esos cónclaves secretos. Dos nombres sobresalen en ésta: los del perredista Jesús Ortega y el priista José Murat.
MÉXICO, D.F. (Proceso).- El Pacto por México, que vive una severa crisis por las quejas del uso electoral de los programas sociales –cuya erradicación no existe en la agenda de reformas–, nació de una plática de dos viejos amigos: El perredista Jesús Ortega y el priista José Murat.
La idea la concibió Ortega y Murat se la planteó a Enrique Peña Nieto, a través de Luis Videgaray, en medio de la disputa poselectoral del 2 de julio de 2012, cuando emergían evidencias de la triangulación de dinero presuntamente ilícito usado para comprar votos a favor del priista.
La reunión fue a finales de julio, un mes antes de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) declaró válida la elección, el 31 de agosto, y el argumento de Ortega fue que Peña Nieto y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) no podrían gobernar solos.
“Como en Sudáfrica, se necesita un acuerdo nacional”, ilustró Ortega al priista, quien defendió el triunfo de Peña Nieto, aunque aceptó que no se cumplió el objetivo de ganar la mayoría del Congreso. “¿Por qué no se lo platicas a Videgaray?”, le propuso el perredista.
Tras una cena a la que se sumó Jesús Zambrano, presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y miembro de la corriente Nueva Izquierda –que coordina Ortega a nivel nacional–, Murat reunió a Videgaray con ellos.
El encuentro fue en casa de Murat –político controvertido desde que fue propagandista de Luis Echeverría, tres veces diputado federal, senador y gobernador de Oaxaca–, que desde entonces fue sede del conciliábulo que duró cuatro meses.
Videgaray, coordinador de campaña de Peña Nieto que luego lo sería del equipo de transición y ahora secretario de Hacienda, se entusiasmó, aceptó que habría poco margen de maniobra para gobernar y coincidió con la situación del país que le describieron Los Chuchos: Un Estado sin control de territorios, con instituciones en crisis y los monopolios controlando la economía.
Hablaron de los pactos que ha habido en otros países, como en España, Chile, Sudáfrica y aun México, como los convocados por Ernesto Zedillo, en 1995 –que pronto se frustraron por el caso Tabasco, en 1995, aunque se logró la reforma electoral al año siguiente–, y el de Vicente Fox, en 2000, que tampoco prosperó.
En la reunión con Videgaray, Los Chuchos insistieron en que, dadas las condiciones del país y la correlación de fuerzas, era imperativo un acuerdo político. Ortega puso a Videgaray el ejemplo del que hubo entre Vicente Guerrero y Agustín de Iturbide, en febrero de 1821: “¿Cómo se logró la independencia de México? Fue con el abrazo de Acatempan. ¿No platican los realistas con los insurgentes? Ese fue el primer pacto en México.”
De acuerdo con versiones recogidas por Proceso entre participantes en las negociaciones en diferentes momentos, Videgaray se comprometió a consultarlo de inmediato con Peña Nieto, cuya respuesta llegó en horas: “Le parece muy bien –les dijo–. Instalemos la mesa”.
Ortega ya había platicado con Gustavo Madero, presidente del Partido Acción Nacional (PAN), quien se mostró anuente y se hizo acompañar –desde el principio– por Santiago Creel, secretario de Gobernación con Fox y que no pudo lograr acuerdos.
Creel era amigo de Los Chuchos y le tenía confianza a Murat desde que le ayudó a desactivar el primer conflicto que tuvo como secretario de Gobernación, en 2001, con el gobernador de Yucatán, Víctor Cervera Pacheco. “¿Quieres sentarte con él? Yo me encargo”, le ofreció el exgobernador de Oaxaca y cumplió.
Dos veces aspirante a la candidatura presidencial del PAN, rescatado por Madero como secretario técnico de la Comisión Política Nacional, Creel se sumó a las negociaciones con convicción por haber padecido un gobierno dividido. “El PRI solo no va a poder gobernar. Es un sistema muy perverso, porque no produce mayorías estables”.
A la mesa se sumó también Pedro Joaquín Coldwell, entonces presidente del PRI y luego secretario de Energía; Miguel Ángel Osorio Chong y Aurelio Nuño, coordinadores Político y de Educación en el equipo de transición y actuales secretario de Gobernación y jefe de la Oficina de la Presidencia.
También se incorporaron otros dos personajes: Carlos Navarrete, miembro de Nueva Izquierda y actual secretario del Trabajo en el gobierno del Distrito Federal, y Juan Molinar Horcasitas, asesor de Madero.
Murat se convirtió en el coordinador ejecutivo del Pacto por México, a pedido del propio Peña Nieto que, según ha confiado el oaxaqueño, le había ofrecido una secretaría de Estado. Su hijo, Alejandro Murat Hinojosa, sí entró en el gabinete: Es director general del Infonavit.
Fue un elenco de 12 políticos al que muy pocos se incorporaron. Uno de ellos fue el panista Javier Corral, quien asesoró al PRD en la reforma en telecomunicaciones y que, como senador, introdujo reformas a pesar del desacuerdo de sus amigos Raúl Trejo Delarbre y Aleyda Calleja, fundadores con él de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi).
(Fragmento del reportaje que se publica en Proceso 1904, ya en circulación)


Fuente PROCESO

No hay comentarios:

Publicar un comentario