opp

Organización  Política  Proletaria OPP

16 dic. 2014

Huelga general en repudio a medidas de austeridad paraliza Bélgica

Bruselas.

Una huelga general contra las medidas de austeridad del gobierno del primer minsitro, el conservador Charles Michel, paralizó este lunes el país, desde el aeropuerto de Bruselas hasta los hospitales, cerrados salvo para las urgencias.

El paro fue convocado por las principales centrales en rechazo a las medidas del gobierno belga, próximo a los empresarios, de reducir los salarios de los empleados, ampliar los horarios de trabajo, aumentar la edad de jubilación de 65 a 67 años y restringir servicios sociales, entre otras.

Además, la huelga tuvo un efecto internacional porque el aeropuerto Zavantem de Bruselas, un bullicioso núcleo de conexión para las rutas europeas y del resto del mundo suspendió su tránsito por completo, lo que llevó a la cancelación de 600 vuelos y la afectación de 50 mil pasajeros.

Además, otras terminales aéreas como las de Charleroi, Lieja, Amberes y Ostande también cancelaron llegadas y salidas, mientras las conexiones ferroviarias nacionales e internacionales fueron paralizadas.

El premier Michel, a quien el Fondo Monetario Internacional elogió este lunes su plan de aumentar la edad de jubilación, dijo que quiere relanzar el diálogo con los sindicatos, pero dejó claro que no cederá en cuanto a los grandes ejes de su política, que según dice es la única capaz de reducir el déficit y reactivar la economía.

En Bruselas hubo altercados entre la policía y manifestantes que lanzaron cientos de huevos contra la sede del gobernante partido N-VA. Las fuerzas del orden emplearon cañones de agua y gas lacrimógeno.

Hubo otros incidentes esporádicos, en particular en la sureña Charleroi, donde un automovilista exasperado embistió contra un grupo de huelguistas e hirió a tres trabajadores, según la prensa local.

La huelga general, considerada una de las más importantes en los últimos años, es la segunda en este país en un periodo de tres meses y abarca, además, el cierre de la actividad portuaria.

Las escuelas, las prisiones, las administraciones y también los hospitales –donde fueron suspendidas las consultas y operaciones no urgentes– se mostraron solidarios con la huelga. Muchos centros comerciales estaban cerrados.

La oposición a las medidas de Michel, que a los 38 años se convirtió en octubre pasado en el primer ministro más joven de esta nación desde 1841, se inició en noviembre pasado con una marcha de unas 100 mil personas en esta capital y otras ciudades.

El gobierno de coalición pretende reducir gastos por 11 mil millones de euros en los próximos cinco años, por lo cual intenta imponer un radical plan de ajuste en una nación que atravesó apenas una larga crisis de poder.

Fuente: La Jornada

No hay comentarios:

Publicar un comentario