opp

Organización  Política  Proletaria OPP

6 abr. 2013

“El Neoliberalismo no es una teoría del desarrollo, el Neoliberalismo es la doctrina del saqueo total de nuestros pueblos” Fidel Castro Ruz


Las inflexibles medidas económico-sociales que están adoptando los gobiernos europeos para emerger de la honda crisis financiera que azota a la eurozona, son radicales medidas de choque que exclusivamente atentan contra los pueblos del viejo continente, en especial los más débiles.

Resulta claro que para los capitalistas neoliberales la implementación  de medidas democráticas para superar la crisis económica es lo que menos importa, al contrario esta resulta un serio peligro que pone en riesgo sus intereses. Países como Italia, Portugal, pero especialmente España, Grecia y Chipre, son los más evidentes ejemplos de como la voracidad capitalista recurre a la amenaza, el chantaje y el despojo, con tal de no perder un ápice de sus enormes riquezas.

Los pueblos de España y Grecia han visto como miles de trabajadores y empleados son despojados de sus fuentes de ingresos; como se privatizan la educación y seguridad social; como se le entregan los servicios de salud a voraces empresarios. Al legítimo enfado popular, los gobiernos han respondido con balas y bayonetas. Hoy, en Chipre se ensaya una nueva modalidad de saqueo: Confiscar, aunque sea de inicio a los grandes ahorradores, el 40% de los depósitos bancarios. Un auténtico robo, como lo calificó el primer ministro ruso Medvedev

En América Latina, los gobiernos de Chile, Colombia y México, imponen a rajatabla las medidas neoliberales que les dictan desde el FMI, el BM, la OCDE y los principales organismos financieros internacionales. Las reformas estructurales implementadas en naciones latinoamericanas como México, son la expresión puntual de la rapiña neoliberal. No nos extrañe que un futuro no muy lejano el ejecutivo federal anuncie que “para afianzar el desarrollo nacional” es necesario privatizar el Fondo de Ahorro para el Retiro (AFORE) de millones de trabajadores, quienes serán condenados a vivir sus últimos años en miseria extrema. Baste con señalar que sin la autorización de los ahorradores, el ejecutivo federal autorizó que un significativo volumen de las Afores cotice en la BMV. ¿Quién se lleva los dividendos, quién asume las pérdidas? 

Articulo de la Organización Politica Proletaria 

No hay comentarios:

Publicar un comentario