opp

Organización  Política  Proletaria OPP

3 feb. 2015

Sindicato del Issste negocia evitar cancelación de plazas en supermercados

Frente al riesgo de que el Issste cierre varias de sus tiendas de autoservicio en el país, el sindicato de trabajadores de este instituto negocia con autoridades que detenga esta acción, y anunció que no permitirá que se ponga en riesgo la estabilidad laboral, que no habrá cancelación de plazas y que, en última instancia, sólo se permitirá la reubicación de los agremiados.

El secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores del Issste, Luis Miguel Victoria Ranfla, señaló que las autoridades plantearon al gremio que analizan el cierre de algunas tiendas de autoservicio, argumentado causas como la terminación de los contratos de arrendamiento, mala ubicación y resultados financieros negativos.

En las reuniones con los sindicalizados, el instituto ha señalado pérdidas cercanas a 2 mil millones de pesos en los llamados SuperIssste, y que es necesario disminuir esa carga financiera.

Ante ello, el sindicato señala que es necesario replantear los esquemas de operación y comercialización de las tiendas. De igual manera, éstas deben someterse a una modernización de sus administraciones y remontar ciertas prácticas, como la venta de mercancía de baja calidad, así como mejorar los esquemas de venta de medicamentos. Incluso, plantean que se reubiquen algunas sucursales.

Es decir, hay oposición de la base trabajadora a la posible desaparición de las tiendas, ya que afectaría tanto a los trabajadores que laboran en las ellas como a quienes las utilizan y sirven de respaldo económico ante la gravísima carestía que padece el país.

El proyecto, alertó el dirigente sindical, es que de los casi 250 establecimientos que hay en el país, se cierre una centena, lo cual aún se analiza, y se tratará de frenar. En tanto, se ha determinado con la dirección del instituto que no se cancelará ni una sola plaza y que en todo caso se reubicaría a mil 200 trabajadores, de los cuales la mayoría son de confianza.

Los empleados de base que laboran en dichos centros suman cerca de 350, pero está garantizado que no habrá ninguna liquidación, debido a que falta mucho personal administrativo en diversas unidades y serán reubicados, aseguró Victoria Ranfla.

Es un problema con diversas aristas la que enfrentan las tiendas, dijo, ya que la gran mayoría está en locales arrendados y se quiere aprovechar que el vencimiento de contrato o argumentar que no están muy bien ubicadas, para desaparecerlas. Pero incluso, agregó, las ubicadas tanto en Tres Guerras como en Doctor Vértiz –que tienen altas ventas– se someterán a un proceso de reingeniería comercial.

Se estima que en el Distrito Federal no cierre ningún establecimiento, pero sí se someterán a modificación en sus esquemas de operación, advirtió el dirigente.

Fuente: La Jornada

No hay comentarios:

Publicar un comentario