opp

Organización  Política  Proletaria OPP

7 ago. 2012

Tzeltales temen desalojo de bases de apoyo zapatista en caracol de Oventic


Según reporta la comunidad tzeltal San Marcos Avilés, perteneciente al caracol zapatista de Oventic, se estaría planificando un nuevo desalojo de las bases de apoyo zapatistas de la localidad. Esto podría suceder dentro los siguientes días a manos de partidistas locales integrantes del grupo de choque que ha atormentado a las bases rebeldes de San Marcos Avilés desde 2010. Los partidistas se la pasan en asambleas extraordinarias para discutir estos asuntos, añaden.

Estos mismos han hecho público el plan de desalojo violento. La comunidad agredida reporta que estos partidistas están tratando de conseguir a más personas en las comunidades de Pantelhó, Corralito y La Providencia para ayudarles en realizar el desalojo; han fanfarroneado que se sienten muy capaces de realizarlo, ya que el candidato Leonardo Guirao Aguilar (PVEM) ganó las elecciones recientes del municipio de Chilón, su partido a nivel estatal y el PRI a nivel federal.

Los indígenas identifican como promotores de estas amenazas a Lorenzo Ruiz Gómez y Manuel Díaz Ruiz (PVEM) y a los priístas Vicente Ruiz López, José Cruz Hernández, Carmelino Hernández Hernández, Ernesto López Núñez, Manuel Vázquez Gómez, Aristeo y Alejandro Núñez Ruiz.

Además del anuncio del plan de desalojo de los grupos de choque mencionados, recientemente se ha visto un aumento preocupante de insultos, destrucción de flora y cosechas y robos en la comunidad, reportan a su vez organismos civiles. Por los actos agresivos, este año no alcanzarán los alimentos a las familias zapatistas de San Marcos Avilés. En semanas pasadas, la situación de amenazas y agresiones se ha intensificado tanto, que se teme una repetición de lo ocurrido en agosto de 2010, esta vez quizá peor; las vidas de las bases de apoyo zapatistas de San Marcos Avilés están en serio riesgo. Los indígenas en resistencia y perseguidos, unas 200 personas, compraron el terreno hace 12 años y poseen la escritura. Sin embargo, igual que en todo el territorio zapatista, esto no detiene a los gobiernos y siguen entregándole la tierra a otros a cambio del desplazamiento forzado de lo que más temen los de arriba: un buen ejemplo, apuntaba días atrás un llamamiento a la solidaridad internacional de organizaciones de la otra campaña, que han manifestado reiterada preocupación por la suerte de esta comunidad. Próximamente, una caravana civil recorrerá algunos puntos álgidos de la geografía de la resistencia y la contrainsurgencia.

Especialmente en los últimos días han ocurrido más amenazas hacia las bases de apoyo del EZLN en San Marcos Avilés por el grupo de choque de partidistas locales. Este grupo dijo que secuestrará a las autoridades comunitarios zapatistas y así desplazará a fuerza a las bases de apoyo del ejido. A quienes denuncian los actos de agresión se les amenaza con la cárcel si persisten. Las organizaciones destacan: Por todo esto se teme un pleno desalojo forzado de la comunidad al nivel del de 2010.

El inicio de la desventura de San Marcos Avilés fue el establecimiento de la escuela Emiliano Zapata, parte del Sistema Autónomo Educativo Zapatista, en agosto de ese año. Los oficialistas desataron una hostilidad ya latente,y a las pocas semanas las familias zapatistas debieron refugiarse en las montañas durante 33 días. Al regresar, encontraron sus casas y sembradíos saqueados y destruidos. Dos años después, y espoleados por el triunfo electoral para gobernador de su correligionario Manuel Velasco Coello, los grupos de choque parecen alistarse para consumar las agresiones y los despojos largamente anunciados, ante la pasividad del gobierno estatal.

Fuente: La jornada

No hay comentarios:

Publicar un comentario