opp

Organización  Política  Proletaria OPP

22 ene. 2014

ACTEAL: IMPUNE CRIMEN DE ESTADO


La Matanza de Acteal es uno de los más ruines crímenes de estado obra de una incursión paramilitar en la localidad de Acteal, municipio de Chenalhó, Altos de Chiapas, el 22/12/1997. Durante dicha incursión, fueron atacados indígenas tzotziles de la organización “Las Abejas”, que se encontraban orando en el interior de una pequeña iglesia de la localidad. El resultado del genocidio: 45 muertos, incluidos niños y mujeres embarazadas. Mientras el gobierno mexicano intentó calificar la masacre como un grave conflicto inter-étnico, opositores y grupos defensores de derechos humanos la juzgaron como una estrategia terrorista auspiciada por el gobierno federal para desarticular la base social zapatista en Acteal. El crimen oficialmente fue castigado, pero en los hechos permanece impune. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) señaló al expresidente Ernesto Zedillo Ponce de León como el principal responsable de los acontecimientos, razón por la cual debería ser juzgado por delitos de lesa humanidad. 

Es de fundamental justicia considerar como coautores intelectuales y partícipes activos de la masacre al PRI, al PAN, al expresidente Carlos Salinas, al empresariado chiapaneco y nacional, a los personeros del capital internacional, a la CIA, al Ejército Mexicano, a las instancias municipales, estatales y federales encargadas de procurar e impartir  justicia, a toda la clase política mexicana,  al en ese tiempo Secretario de Gobernación: Emilio Chuayffet Chemor, hoy habilitado como fiero represor del magisterio, así como al entonces gobernador interino de Chiapas, Julio César Ruiz Fierro, a quien se atribuyen las palabras: “Mi presidente –refiriéndose a Mariano Arias, en esas fechas presidente municipal de Chenalhó- no te preocupes, deja que se maten, yo voy a mandar la seguridad pública para que levanten a los muertos”.

A dieciséis años de distancia ha quedado demostrado que el de Acteal es un crimen de estado que permanece sin castigo, donde decenas de mujeres, hombres y niños pertenecientes al grupo comunitario “Las Abejas", fueron cobardemente masacrados por paramilitares, en una operación que duró más de siete horas y a tan sólo 200 metros de un retén de policía, sin recibir auxilio. La oficina del Agregado de Defensa Norteamericano documentó él apoyo directo del Ejército Mexicano a grupos armados en la zona donde se produjeron los homicidios. Por los primeros días de agosto de 2009 Pablo Romo, coordinador del Observatorio de Conflictividad Social de Servicios y Asesoría para la Paz (SERAPAZ), denunció que la SCJN se aprestaba a amparar a los acusados de la masacre porque el Estado Mexicano tendría una deuda con ellos, los considera sus cómplices. Actualmente, de los más de 18 consignados ninguno permanece en prisión. Hoy, de los principales implicados en Acteal uno labora en Yale y el otro despacha en la SEP.


Organización Política Proletaria

No hay comentarios:

Publicar un comentario