opp

Organización  Política  Proletaria OPP

31 mar. 2015

El sindicato minero demanda detener la competencia desleal en el mercado del acero

El presidente y secretario general del sindicato de trabajadores mineros, Napoléon Gómez Urrutia, pidió al presidente Enrique Peña Nieto que proteja a la industria mexicana del acero y las fuentes de empleo.

“La preocupación fundamental en lo personal y del sindicato es que ante la oleada de importaciones de acero con precios castigados, o dumping, el gobierno actual debe actuar de tal manera que no se afecten los derechos de los trabajadores ni las fuentes de empleo, al mismo tiempo que se proteja a la industria nacional”.

Lo anterior lo dijo en relación con la competencia desleal que contra la producción de acero de México están ejerciendo empresas de Corea del Sur, China, Rusia, Ucrania, India y Japón, entre otras, lo cual pone en desventaja a las que en el país producen el mineral de hierro y su transformación en acero.

En un comunicado, Gómez Urrutia, dijo que al parecer nadie está defendiendo en México a la industria acerera ni a los trabajadores del sector, por lo cual estamos demandando que el gobierno cierre las importaciones de acero a precios subsidiados, para proteger la producción nacional, aunque sea de manera temporal, y los empleos que genera esta industria.

El gobierno federal, señaló, a través de las secretarías de Hacienda, Economía y Relaciones Exteriores, debe identificar a los empresarios mexicanos y a los políticos que han estado medrando con las importaciones de acero, para detenerlas y proteger tanto a las empresas como a los trabajadores que laboran para ellas.

Aseguró que hay una competencia desleal de los acereros extranjeros, que saca del mercado a los productores que en en el país se ocupan de elaborar este metal.

“Cuando las empresas enfrentan esta competencia desleal, el sindicato minero se suma a la búsqueda de soluciones a esta crisis.

Las empresas del sector deben ser protegidas por el gobierno, el cual debe trascender las posturas de absoluto respeto al libre mercado que ha venido ejerciendo permanentemente. Se trata de salvar a esta industria y de proteger los empleos, insistió.

Al respecto, informó que los trabajadores agrupados en la sección 271 del organismo sindical, del puerto industrial Lázaro Cárdenas, Michoacán, se reunieron el sábado 28 de marzo en su local gremial y tomaron por unanimidad los siguientes acuerdos:

“Cerrar filas y ratificar el apoyo y respaldo total al presidente y secretario general, Napoleón Gómez Urrutia, en los proyectos de productividad, eficacia y generación de empleos.

Apoyo total a todas las acciones y medidas que emprenda y determine para impulsar la sustentabilidad y la competitividad de nuestra fuente de empleo. Que los comités ejecutivos local y nacional publiquen un desplegado en el que demandan al Presidente que aplique las medidas pertinentes para fortalecer la economía de nuestra fuente laboral, y exhortar al gobierno federal a que otorgue las garantías políticas necesarias a Gómez Urrutia, para su pronto regreso al país.

El dirigente del sindicato minero añadió que urge que el gobierno atienda este problema, ya que empresas tan poderosas como Arcelor Mittal se están viendo en la necesidad de proceder a un paro técnico, que podría afectar la estabilidad laboral de muchos trabajadores.

Urge, en este sentido, que el gobierno se ponga del lado de las fuentes de empleo y evite las enormes ganancias especulativas que los productores extranjeros están obteniendo a costa de la industria nacional, por lo cual es muy importante que identifique a empresarios mexicanos que se benefician de este tráfico desleal y a políticos y funcionarios que también lo hacen.

Es necesario, agregó Gómez Urrutia, tener una nueva política económica y comercial que defienda la economía y la soberanía nacionales, “porque ya basta de la explotación irracional de los recursos materiales y de la mano de obra que realizan algunos empresarios, que ahora se ve agravada por el dumping acerero.

Por otra parte, hay empresas y empresarios que con miopía ya están planteando cómo se aprovechan de esta situación para inducir o ejecutar paros técnicos en el futuro que reduzcan los empleos de sus trabajadores, lo cual debe ser detenido por el gobierno con una política de protección adecuada tanto de las industrias como de los puestos de trabajo.

Ese es el caso, añadió, del empresario Alonso Ancira Elizondo, de Altos Hornos de México, quien ya está divulgando en los medios locales de Coahuila que podría asumir acciones similares a la que se ha visto obligado Arcelor Mittal en Michoacán y efectuar reajustes drásticos de personal, sin importarle las condiciones de vida de sus trabajadores.

Fuente: La Jornada

No hay comentarios:

Publicar un comentario